lunes, 26 de octubre de 2009

Charlas masivas en EEUU ayudan a refinanciar hipotecas


¿Desea ver una instantánea del mercado inmobiliario de Estados Unidos? Visite una charla sobre alternativas para pagar su hipoteca, el equivalente en temas de préstamos a las rondas de citas rápidas.
LOS ANGELES, EEUU.- Un reciente encuentro en el extenso Centro de Convenciones de Los Angeles dejó ver los pros y los contras de los esfuerzos de alivio para deudas hipotecarias, con lágrimas de alegría pero también con esperanzas truncas y temores ante la pérdida de la casa.Como se estima que de 7 a 9 millones de familias estadounidenses tiene hipotecas que no pueden costear, estos eventos pueden sortear el papeleo de la refinanciación de la deuda hipotecaria y ayudar a contener la oleada de ejecuciones que amenaza la recuperación del sector en Estados Unidos.Y cuando prestatarios, prestamistas y facilitadores se reúnen bajo un mismo techo, el resultado puede ser sorprendentemente rápido y efectivo.Yolanda Mendez, de 47 años, abrazó a su hija Patty cuando su compañía de servicios hipotecarios redujo la tasa de interés del 9 por ciento a una tasa fija del 2 por ciento sobre su hipoteca de 200.000 dólares."No tengo nada de dinero. Simplemente no podía seguir pagando", dijo Méndez, cuya familia estaba en problemas para pagar la cuota de 2.100 dólares para su casa de Long Beach, California, que compró por 80.000 dólares antes de que se dispararan los precios de la vivienda en el estado.Méndez dijo haberse metido en una situación más difícil de lo que pensaba cuando un corredor hipotecario sobrevaluó el ingreso de su esposo para obtener un préstamo más grande.Los nuevos términos del préstamo de American Home Mortgage Servicing Inc reducirán sus pagos hipotecarios a 900 dólares al mes, una cifra manejable para Méndez y su esposo, quien es el único sustento de la familia y cuya carga horaria en la imprenta en la que trabaja había sido drásticamente reducida."Feliz Navidad, ¿eh? Es algo hermoso", expresó la mujer."EMPEORANDO"Katherine Peoples-McGill estuvo a ambos lados de la mesa en el evento, que al igual que otros en todo el país ha atraído a decenas de miles de propietarios en problemas.Esta mujer de 35 años trabaja para la Corporación de Asistencia de Vecindarios de Estados Unidos (NACA por sus sigla en inglés) - la organización sin fines de lucro que organizó el evento de cinco días en Los Angeles -, y logró refinanciar la hipoteca sobre su casa de Huntington Beach."He visto a tantos hombres maduros llorar frente a mí" cuando finalmente consiguen que se refinancien sus hipotecas, sostuvo Peoples-McGill.Ella negoció su propia refinanciación: una reducción del 20 por ciento en su hipoteca y una tasa de interés fija del 2 por ciento."Salvó mi matrimonio", sostuvo.Aunque muchos esperan que el mercado inmobiliario haya tocado fondo y ahora sólo pueda volver a crecer, el director ejecutivo de NACA, Bruce Marks, tiene una opinión menos prometedora."Esto no mejorará. Está empeorando", declaró.Si bien Marks dice que los prestatarios son en parte culpables por el desorden hipotecario, responsabiliza a los bancos por ofrecer préstamos que eran insostenibles.De todos modos, el equipo de Marks no pudo ayudar a todos a salvar sus casas.Una mujer vestida elegantemente que salía apurada del evento dijo haber obtenido una abstención sobre su préstamo. Cuando se le preguntó si estaba contenta con su alivio a corto plazo, dijo: "Lo tomaré".La ansiedad, el escepticismo y la frustración cundían entre los propietarios de casas que todavía deseaban un acuerdo con los banqueros.El veterano de Vietnam Leonard Williams no confiaba en obtener un refinanciamiento. Después de todo, el de 59 años ya había pasado varios meses tratando de llegar a un acuerdo con su banco."Todavía estoy en la casa, pero estamos empacando. No creemos mucho en esto", indicó.Si pierde su casa, planea enviar a su esposa con su madre: "¿Yo? Simplemente viviré en mi camión (...) Si pierdo la casa y tengo que dormir en mi camión, no quiero decir que no lo intenté", agregó.

No hay comentarios.: